7 de febrero de 2007

LA CRUDA REALIDAD






El pasado sábado, 3-F, los españoles salimos a la calle para decir claramente: “Por la LIBERTAD, DERROTEMOS a ETA, No a la negociación”.

Creo que las imágenes mostradas por los medios de comunicación hablan por sí solas, por lo que no voy a entrar ni en guerras de cifras, ni en cuáles han sido los lemas más gritados, ni en cuántos abrigos de visón había…

Se ha hablado mucho de si era una manifestación contra el gobierno, que si era una manifestación en la que todos los que participaron eran votantes del PP, que si había banderas pre-constitucionales… Lo que no se ha dicho es que en la manifestación, al igual que había votantes del PP, había socialistas, comunistas…Al igual que estaban los de Falange Auténtica, que por cierto también estuvieron en la manifestación del día 13, estaban los de Unificación Comunista de España (UCE) y otras muchas organizaciones, grupos y partidos políticos.

Lo que motivó esta diversidad de ideas es que la gente salió a la calle para mostrar su repulsa a ETA, para mostrar su propósito de derrotar a ETA y para mostrar que la única forma de hacerlo es con la ley, y sólo con la ley.

Dicho esto, me gustaría profundizar en otra cuestión. El sábado las Juventudes Unificadas del Foro Ermua, participamos en la manifestación portando nuestra propia pancarta. No porque no compartiéramos el lema principal (que por su puesto compartimos) sino porque quisimos dejar claro que “Con nuestro futuro no se negocia”. Portábamos la pancarta gente diversa: representantes de asociaciones universitarias y juveniles de distintos puntos de España, representantes de las juventudes de un par de partidos políticos, y concejales del País Vasco miembros de las Juventudes del Foro, entre otros.

Pues bien, cuando todavía no nos habíamos recuperado de la “resaca” del sábado, ayer empezábamos el día con la noticia de que a una de las personas que portaba esa pancarta le habían hecho unas pintadas en su casa.
Ayer pasamos de la alegría vivida el sábado, como se puede ver en la primera foto, a la cruda realidad que nos muestra la segunda foto. Una cruda realidad, que es la que nos hizo salir a la calle el sábado, y que dos días después se volvió a demostrar.

Desde aquí quiero aprovechar para mandarle un fuerte abrazo a Nerea, y mostrarle todo el apoyo. Nerea con nosotros no podrán, y saldremos a la calle las veces que haga falta para mostrar nuestra repulsa a los terroristas, que a parte de asesinar, se dedican a amenazar a los que habéis dedicado vuestra vida por la causa de la LIBERTAD.

Los que formamos parte de eso que algunos han llamado la “Generación de Ermua” (porque muchos de nosotros salimos por primera vez a la calle tras el brutal asesinato de Miguel Ángel Blanco), nacimos existiendo ETA y esperamos poder vivir también la derrota de ETA. Haremos todo lo que esté en nuestra mano para ello y no habrá pintadas que nos paren.

Pues sí, señores, mientras unos discuten sobre la “utilización” del himno nacional y de la bandera española con fines partidistas (¿¿??), a otros les hacen pintadas en sus casas. Así nos va…