23 de junio de 2007

AHORA ME CUADRAN MUCHAS COSAS

Echando un ojo a los artículos de Gara, una se da cuenta de que no le sorprende nada de lo que está leyendo.

Aunque hasta hoy no había tenido tiempo para leerlos con detenimiento, si que durante estos días he seguido lo que se publicaba en los distintos periódicos sobre ellos y la interpretación que los representantes del Gobierno hacían.

La verdad es que el “discursito” de: “a quién creen primero al Gobierno o a ETA”, ya no cuela, y desde luego que pienso que a ETA hay que creerla. Y lo pienso por varios motivos:

El primero de ellos lo tengo muy claro, y es que en este momento ETA no tiene porque mentir, no tienen nada que perder sacando a la luz las conversaciones con el Gobierno, y en cambio tiene mucho que ganar, porque es la mejor manera de presionar a los que llevan negociando con ellos desde el 2005.

Y en segundo lugar, no hay más que pararse a pensar en lo que ha sucedido durante estos meses y compararlo con el relato que de los hechos nos hacen los voceros de ETA.

Después de leerlo me cuadran muchas cosas, me cuadra la declaración de Zapatero en los pasillos del Congreso anunciado el inicio de conversaciones con los terroristas; me cuadran las palabras de Zapatero después del atentado de la T-4, en el que todos los españoles esperábamos que nos dijera claramente que el proceso estaba roto porque ETA había asesinado a dos personas y no lo hizo; me cuadran las palabras “trágicos accidentes mortales” en lugar de crueles asesinatos; y me cuadran tantos y tantos despropósitos a los que nos hemos visto sometidos durante estos meses por parte de representantes del Gobierno, que no tendría espacio suficiente para relatarlos.

Una de las cosas que más me han llamado la atención y que creo que no se ha destacado lo suficiente, es el hecho de que el Gobierno tuviera la intención de lograr un “pacto de Estado”, para que las conversaciones y pactos no se vieran afectados en caso de que abandonaran La Moncloa. Vamos que el Gobierno estaba decidido (o está decidido) a cambiar un pacto de Estado por la derrota de los terroristas (como es el Pacto por las Libertados y contra el terrorismo) a un pacto por el “compadreo” con los terroristas.

El problema de todo esto, es que el Gobierno ha conseguido que no nos creamos nada de lo que nos cuentan y que estemos pendientes de un periódico como el Gara para estar informados. Ha conseguido que la gente hasta desconfíe del hecho de que la Guardia Civil haya interceptado un coche con cien kilos de explosivos y haya evitado probablemente muchas muertes. Y lo que es peor de todo, ha conseguido que ante noticias tan graves como es el hecho de la publicación literal de las negociaciones del Gobierno con unos terroristas, la sociedad no reaccione, se eche a la calle y pida responsabilidades por ello.