17 de julio de 2007

IN MEMORIAM

Buenos días!

Ya he visto que en el día de hoy había otra entrada, pero no quería dejar pasar ni un día para colgar un texto que un amigo de este blog me ha mandado para que lo publicara.

Desde aquí, me uno, nos unimos a las palabras de Gabi, en recuerdo de Miguel Ángel Blanco


IN MEMORIAM



Si algún día muero,
guardad mi mundo,
mis sueños,
en vuestro recuerdo...
Desde el balcón abierto...
Si algún día muero...
De vuestro recuerdo...


Las personas, sus vidas, se mantienen vivas en tanto en cuanto las guardamos, las conservamos, las respetamos, las recordamos... Haciéndolas nuestras de por vida...
El recuerdo...
El ayer más vivo, el tuétano dormido que despierta en la albura del sueño... El viaje de duermevela, el malecón golpeado por las alharacas de tiempos cercanos...
Diez años...
Un grito, y después, el silencio... El triste silencio de las conciencias vacías...
Hace poco fue la onomástica... Recuerdo las calles llenas, recuerdo a una España valiente, en pie, sin miedo... Mares y mares llenaban las calles rompiendo el silencio con el grito del llanto contenido, con la voz de la justicia como bandera... Horas antes se habían apagado las velas de una de las noches más largas de nuestro país, se había roto el roto reloj de la más rabiosa impotencia...
Un último halo hacia presencia entre los centenarios hayedos... España toda, toda España, alrededor de una última ilusión cantaba un canto desesperado a la vida...
Hace diez años...
Su corazón no pudo soportarlo y el llanto dio paso a la rabia, el silencio al grito más fuerte y más digno que jamás escucharon las celosías dormidas de las conciencias inertes... Un país se levanto y se rebeló, e hizo la calle suya, y la lleno con la palabra, y acuso a los asesinos, y a sus cómplices... Y pidió justicia... Un sólo grito, una sola voz, dos palabras, Miguel Angel...
Dos palabras que se han vuelto a escuchar en Ermua el diez de Julio, cuando se cumplían diez años del inicio del asesinato más cruel que muchos españoles conoceremos en nuestra vida...
Pero pregunto con inocencia y sin intención de que nadie se sienta aludido:
¿Dónde esta esa España que yo recuerdo? ¿Dónde esta ese diez de julio de 1.997?
¿Dónde? ¿Qué ha sido del Espíritu de Ermua ?
¿Que anestesia mental nos ha invadido?
Que alguien me conteste, que alguien me diga algo por favor, que alguien me diga que aquella vida no ha servido para nada, sólo pido la respuesta de la palabra...

Yo no conocí a Miguel Angel Blanco, no me dejaron... Pero su recuerdo me animó a presentarme como concejal de un pequeño pueblo de Vizcaya por el Partido Popular:
La Anteiglesia de Iurreta.
Y allí cumplí mi sueño, mi compromiso por defender la libertad, la vida y el recuerdo...
Y allí cambió mi vida...
Descubrí lo que es la complicidad, el silencio, las miradas, los dedos amenazadores y las caras de medio lado... Descubrí que hay gente que deja de saludarte, que hay ojos que te observan con odio y que se pueden escuchar palabras que no merecen la pena ser mentadas... Descubrí lo que era compartir la vida y ponerla en manos de dos personas, conocí que había otros custodios además de los del cielo...
Pero ante eso, siempre tenía el consuelo del recuerdo, de los que ya no están, de las personas que no pude conocer, porque como dije antes, no me dejaron...
Y a ese recuerdo apelo, a ese ayer no tan lejano invoco, a aquellas velas, a aquellas calles bañadas de manos blancas, a aquel Espíritu que me llevo a mí y a muchas personas a hipotecar nuestra libertad, la de nuestros familiares, amigos, novia...
Que alguien me explique, nos explique por qué los asesinos han vuelto a las instituciones, por qué se ha permitido que se prostituyan los ayuntamientos con su presencia... Por qué se ha dejado que las amenazas y los cuchillos vuelvan a tener presencia en la política municipal y provincial desnudando, vaciando de sentido nuestras instituciones, porque al estar ellos, perdemos todos, pero sobre todo pierde la democracia...
Alguien tendrá que contestar, porque no todo vale, no todo esta permitido... Alguien tendrá que devolvernos nuestros recuerdos y respetar nuestra memoria...

Solo pido eso, eso y que lo asesinos salgan de las instituciones, y abandonen esos asientos por los cuales perdió la vida Miguel Angel Blanco... Y que la democracia, nuestra democracia vuelva a su cauce y que respondan a mis preguntas los que tienen obligación moral de hacerlo... Y que cuando lo hagan, que lo hagan mirándonos a los ojos...

Con estas palabras no busco el consuelo, ni la admiración, y mucho menos la compasión... Solo busco una respuesta y que alguien me diga para que ha servido tanto esfuerzo y cual es el precio que tienen nuestras vidas y nuestra libertad... Y si es legitimo ceder al chantaje o no, porque si es así, habremos perdido toda nuestra dignidad, porque se habrá tasado esta. y esta, para mí, no tiene precio ni es moneda de cambio...

Diez años sin Miguel Angel, en su X aniversario... Retorno a Ermua...


Si algún día muero,
soñaré sueños de seda,
en vuestro recuerdo...
Seguiré vivo, soñando,
si algún día muero,
pálidas lunas de ensueño,
en vuestro recuerdo...


Gabriel Rodrigo
Ex-concejal del Partido Popular en Iurreta