31 de diciembre de 2006

PROCESO DE VIDA

ETA ha vuelto a teñir de sangre la sociedad española. La misma banda que hace unos años se encontraba acorralada por el Estado Derecho ahora es capaz de derribar un piso de cinco plantas, matar a dos personas y secuestrar a otra durante cuatro días. En algo no ha cambiado ETA y sus secuaces: siguen matando y provocando heridos.

No es momento de repartirse culpabilidades entre los partidos políticos. La culpa la tiene el que dispone de pistolas y bombas, jamás los grupos parlamentarios que únicamente utilizan la palabra y la letra como forma de reivindicación. Pero parece claro que el mal llamado “Proceso de Paz” de Zapatero se ha desvanecido bajo la T-4. ETA a recordado al Presidente que utiliza las treguas para rearmarse, reorganizarse y continuar con el terror.

Ahora es el momento de Rodríguez Zapatero. Es el momento de rectificar su política anti-terrorista y de volver al Pacto por las libertades y contra el terrorismo. Los españoles se lo exigimos. Rectificar y reconocer los errores es un gesto de responsabilidad nacional y, sobre todo, de inteligencia y honestidad. Hay que acabar con una negociación desigual, arbitraria y teñida de sangre. Todos juntos, amparados en la Constitución y en nuestras leyes, debemos acabar con el terrorismo de una vez por todas. Debemos perseguir a los asesinos y hacer que la Justicia caiga con toda contundencia sobre aquellos que no respetan la libertad.

Hay que abrir un Proceso de Vida, en la que todos los españoles podamos pasear tranquilos por Barajas, sin miedo a bombas. Un proceso que nos permita expresarnos en libertad y en igualdad, sin escoltas ni tiros en la cabeza. El Proceso de Vida llegará solo cuando luchemos contra el terrorismo con la Justicia y con la Libertad. Ha llegado el momento.