4 de marzo de 2007

LLAMAMIENTO AL PSOE

Todos sabemos que la controvertida política de Rodríguez Zapatero no es aceptada por las bases del PSOE ni por los feudos tradicionales del socialismo español. La estrategia decimonónica de revitalizar los nacionalismos excluyentes, el radical discurso antitradición y la evidente cesión al chantaje de ETA no son del gusto de muchos afiliados que, por miedo, callan.

Este es un llamamiento a todos los miembros del socialismo español, para que no cedan al canto de las sirenas. Parece la única solución ante las desoladas víctimas, que han perdido el apoyo estatal. Pertenecer a un partido no implica la total sumisión al mismo. Los tiempos del absolutismo han terminado, salvo en el País Vasco, y es el momento de plantar cara a una minoría de políticos iluminados que utilizan sus respectivas victorias en congresos internos para imponer su barbarie.

Zapatero venció en las elecciones generales gracias a la mayoría de votantes socialistas extremeños, andaluces y castellanos manchegos. En cambio, el Presidente del Gobierno parece sólo atender a prebendas nacionalistas, olvidando el origen de su poder y el contrato constitucional de gobernar para todos los españoles. Es el momento que las bases socialistas tomen el control del partido y cambien el rumbo de este despropósito con tintes sangrientos. Ibarra, Bono y Cháves deben abandonar sus discursos ambiguos. Pero hay miedo, sobre todo en periodo pre-electoral, cuando los cargos públicos sobrevuelan sin rumbo fijo.

Nadie cree que los miles de simpatizantes del socialismo vasco cambien su ideología de la noche a la mañana, tras el congreso de elección del bastardo Patxi López. El futuro del PSOE se encuentra en la nítida oposición al Presidente que están efectuando importantes representantes como Rosa Díez y Antonio Aguirre. Cuando Zapatero sea desterrado por su partido, nadie reconocerá que apoyó al Presidente... Los afiliados socialistas deben actuar, expresarse en libertad y, si es necesario, no colaborar con lo que creen injusto y pernicioso para la convivencia.

2 comentarios:

Alejandro y Juan dijo...

Pero eso no es tan fácil, un paseo el blog del Sr. Blanco (no lo recomiendo porque pone los pelos de punta) y se ve como se puede defender lo indefendible.

En el País Vasco, los votantes de Nicolás Redondo por qué votan a Patxi, no lo entiendo. No hay que perder la esperanza pero ZP se está cargando a los socialistas constitucionalistas y españolistas: Rosa en Europa, Nicolás en su casa con Bono e Ibarra que no se presenta más, Paco Vázquez en el Vaticano, Aguirre sin un puesto relevante y Gtxone ha sido invitada a abandonar el partido en varias ocasiones.

En esta situación los españoles tenemos que estar por encima de las ideologías. Lo que está en juego es España, la justicia, la libertad y el Estado de Derecho.

Abel Sancho dijo...

Yo creo que si Rosa Díez, Gotzone Mora, Nicolas Redondo, etc, etc, se presentasen con Ciudadanos no quitarían ni un sólo voto en el País Vasco a María San Gil.

Es una pena que en el PV no puedas optar por una opción constitucionalista y socialdemócrata.

No se, ¿que opinaís? Porque el problema es ese, que el PSE no acoge a los constitucionalistas vascos, y Gotzone dice que no le quiere quitar ningún voto a María San Gil, es por lo cual rechaza presentarse con Ciutadans.