15 de marzo de 2007

¿Por qué Navarra?

Es de sobras conocida por todos la afición que los nacionalismos tienen por querer adueñarse de tradiciones, idiomas, historia o territorios que nunca les han pertenecido. De esta curiosa y genuina afición nacen los Países Catalanes -me niego a escribirlo en catalán- o la pretensión vasca de adueñarse Navarra y una parte del sur de Francia.

Navarra dentro de España no es una región mas. Esta a diferencia del resto de CC.AA. se gobierna por sus fueros históricos, aquellos que emanan de la tradición. En el aspecto económico se rige por medio de un concierto que negocia con el Gobierno central. Fruto de todo lo anteriormente mencionado, Navarra es una de las regiones mas prosperas y por consiguiente una de la que más servicios presta a sus ciudadanos.

Todo esto es con lo que quieren acabar, no solo los que pretenden la anexión de Navarra al País Vasco, sino también los que hacen oídos sordos ante estas pretensiones.

Uno de los que ha adoptado esta última postura es el Presidente del Gobierno. Rodríguez Zapatero prefiere callarse, prefiere dejar de defender la libertad de Navarra antes que contradecir o dejar en mal lugar al terrorista de Otegi. Tras la cesión de ZP ante el órdago lanzado por Ignacio de Juana y las sucesivas manifestaciones de repulsa que nada han importado a Zapatero y a los terroristas, estos últimos pretenden que su próximo logro no sea otro que el de una Navarra dentro de Euskalerria.

Por eso Navarra es el escenario y su capital –Pamplona, y no Estella- el lugar por donde transcurrirá el próximo sábado la marcha cívica que el Gobierno Foral ha convocado. Para que no haya mas cesiones, para que Navarra no constituya la segunda victoria de los terroristas, el sábado debemos inundar las calles de Pamplona de civismo, firmeza y esperanza.